sábado, 31 de julio de 2010

Ya tenía un par de agujeros en el techo de casa

Pues eso, que tengo la cabeza puesta en los Balcanes y probablemente en este momento el culo de nuevo sentado en un avión. Me las piro Rodrigo. Siete meses hace que llegué del Sudeste Asiático y creo que no iba a aguantar ni una semana más.

Volvemos a la carretera, esta vez acompañado desde el principio y esperemos que hasta el final. Nos esperan cinco países, eso sí, pequeñitos; y un mes por delante On the Road. Pasaremos por Dubrovnik (Croacia), Bosnia, Montenego, Albania y Grecia. Estoy que me voy, pero antes, en Barcelona, una paradita para charlar con Victor y Laura, un par de buenos amigos que acaban de llegar de dar su vuelta al mundo y que no veo desde que nos separamos en Saigón. Una buena forma de enlazar el último viaje con el que empieza.

Un abrazo a todos

No hay comentarios:

Publicar un comentario