sábado, 5 de diciembre de 2009

Piedras, templos y bares

Los templos de Angkor estan en los billetes, en la cerveza, en los paquetes de cigarrillos, en la bandera... Los templos de Angkor son el alma de esta nacion y seria pecado estar en Camboya y no venir. De hecho se podria decir que seria un crimen estar en cualquiera de los paises fronterizos y no hacer una pequena escapada.

No hay palabras para describir este lugar. Para que os deis una idea, yo he estado aqui tres dias, habre recorrido unos 150 km con mi superbicicleta de paseo y no creo que haya visto mas del 20 por ciento de las ruinas Jemeres que hay por aqui. Los habitantes del Imperio de Angkor debian de ser unos picones porque cada rey queria un templo mas grande y majestuoso que el anterior; por lo que a lo largo de unos 400 anos de historia ya os podeis imaginar los reyes - y templos - que puede haber.

Seria una estupidez poner alguna foto porque hay miles por la Web. Pero por muy buena que sea la postal es imposible imaginarse esto hasta que no lo ves. La verdad es que si "solo" tienes tres dias para recorrer esto te llega a entrar un poco de ansiedad porque siempre hay mas, y cuanto mas ves mas te saturas, y cuanto mas te saturas mas culpable te sientes por irte porque podrias seguir descubriendo decenas de sitios pero sencillamente tus sentidos (y mi culo por la bicicleta) ya no pueden mas.

Con todo me voy satisfecho de haber conocido este lugar imprescindible. Mucha gente dice que le ha impresionado mas que las piramides y los templos egipcios. Yo no lo se porque todavia no he ido por aquella zona pero no tienen que andar muy desencaminados. Lo dicho, altamente recomendable. Y ya pondre alguna fotico a la vuelta

Pues todo esto genera a su alrededor la industria turistica que ya os podeis imaginar: hoteles y spas de superlujo, autobuses repletos de turistas japoneses cargados con sus camaras ultimo modelo, conductores de tuk-tuk que te ofrecen todo lo necesario para pasar la noche, senoritas muy amables que te ofrecen todo lo necesario para pasar la noche, bares, restaurantes y un largo etcetera. De hecho hay una calle, de la que desconozco su nombre original, pero que ahora se llama, literalmente, Pubs Street. Asi que esto no es Camboya, es Siam Reap; y con el tiron que tiene esta ciudad, es probable que en unos anos este pais se convierta en una segunda Tailandia, para lo bueno y para lo malo.

5 comentarios:

  1. Ei chaval!! me alegro de que todo tevaya bien por el sudeste asiático. Que sepas que sigo tu blog y tus consejos por si algun dia me dejo caer por allá. Un abrazo y Suerte!!

    Josep

    ResponderEliminar
  2. Qué envidia!! los templos son una maravilla!y tú estás allí viéndolos!ni te imaginas lo que te envidio!....jejeje.
    Me encanta saber de ti, así que sigue contándonos tus aventurillas....=D
    cuídate mucho padrino!

    Elena

    ResponderEliminar
  3. ¡¡¡¡¡Vaya Viaje!!!!!!!. La envidia me corroe, por dentro y por fuera en todos tus viajes, y este no iba a ser menos.
    Me alegra ir sabiendo que estás bien a lo largo del viaje y disfruto leyendo e imaginándome todo eso que cuentas.
    Sigue cuidándote. Espero ver pronto esas foticos.
    SUSANA

    ResponderEliminar
  4. Y nosotras aquí currando... Yo de mayor quiero ser como tu! Menudo viaje, sigue disfrutando.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Hola Pepe,
    No he tenido tiempo de leer tu blog estos días atrás.
    Ya veo que te lo estás pasando fatal. No bebas tanta cerveza en los tugurios que después con la resaca no se disfruta del encanto de esos exóticos parajes. Te imagino con la moto o la bici entre rios y arrozales y entre templos antiquísimos compartiendo sus piedras con selva y raices, que tanto se puede imaginar uno que habrán visto y oido. Me gustaría que te comieras algún saltamontes, hormigas o algún insecto y que me dijeras la receta de cómo prepararlos.
    Saludos,
    Carlos

    ResponderEliminar